BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Últimas Noticias
Home / Programas Islas Griegas / Santorini-Sifnos-Milos
Greece_Santorini_Fotolia2

Santorini-Sifnos-Milos

Santorini o la Isla de Santorini, en Grecia, es un pequeño archipiélago circular en el Mar Egeo. Santorini es la joya de las Cycladas – o Cícladas-, y uno de los destinos turísticos más importantes de Europa. Los hoteles Santorini ofrecen todas las comodidades para que el turismo en esta zona de Grecia pueda disfrutar de unas inolvidables vacaciones.

Las islas que forman el archipiélago de Santorini son volcánicas y se encuentran a unos 200 kilómetros, aproximadamente, del territorio continental de Grecia. Con una extensión de 73 kilómetros cuadrados, la isla de Santorini, en Grecia, recibe turismo todo el año.

El alojamiento en Santorini, también conocida como Thera o Thira (Cira), ofrece todo tipo de hospedaje. Los hoteles Santorini pueden ser de primer nivel, con todos los servicios exclusivos para mimar a sus huéspedes obteniendo las mejores vistas del Mar Egeo. También hay hoteles Santorini menos costosos. El alojamiento en esta parte de Grecia ofrece además hostales, apartotel y hosterías. Todos los hoteles Santorini, de mayor o menor categoría, están aptos para recibir turistas de todo el mundo y satisfacer todas sus necesidades y gustos.

Santorini es considerada la isla más linda de Grecia por ser absolutamente distinta a todas las islas que forman la Cíclada. Santorini posee una configuración geológica que le da un aspecto salvaje y a la vez, precioso.

Al hundirse la caldera de un enorme volcán, la isla de Santorini tomó la forma que tiene hoy en día. La capital de Santorini es el pueblo de Thira y Acinios es su puerto principal. El suelo de esta isla de Grecia es volcánico y su territorio posee forma de medialuna. En la parte interior –donde antiguamente estaba el gran volcán-, existen otras islas más pequeñas y también muy bellas. El turismo en Santorini suele quedar maravillado con los encantos naturales que esta isla tiene para ofrecer.

Por lo general, los hoteles Santorini intentan mirar hacia el mar y ofrecerle a sus huéspedes, vistas panorámicas desde cada una de sus habitaciones. Al oeste, Santorini es escarpada y rocosa y posee un espectacular precipicio sobre el mar. A sur de esta isla de Grecia, el territorio va descendiendo lentamente hasta el mar. Allí se encuentran las platas de arena oscura que enamoran a todos los turistas que llegan a Santorini en sus vacaciones en Grecia.

Thera o Thira –en griego-, es la capital de la isla de Santorini es quizá, el pueblo más lindo y original del Mar Egeo. Las casas, alojamientos y construcciones miran sobre el hueco dejado por el volcán, llamado Caldera, y que ahora está ocupado por el mar.

Cómo llegar a la Isla de Santorini

A la Isla de Santorini, en Grecia, se puede llegar tanto en barco como en avión. Desde Atenas a Santorini, el vuelo dura media hora. Hay barcos y ferries y desde Santorini, se puede viajar en a muchas islas griegas que, aunque no hagan los viajeros el crucero, ofrecemos varios circuitos de varias islas que son más económicos y permiten la elección de las islas a visitar y la duración de la estancia en cada isla.

Isla de Sifnos

La isla de Sifnos es una pequeña isla griega del mar Egeo, perteneciente al archipiélago de las Cícladas. La ciudad es también conocida como Apolonia.
Geografía
Sifnos se sitúa en la parte occidental menos turística de las Cícladas entre las islas de Serifos y Milo y está localizada al oeste de Delos y Paros. Está a 130 km (80 millas náuticas) del Pireo. Mide 15 km de largo por 7,5 km de ancho. A la isla se llega en los ferris de la línea Pireo-Citnos-Serifos-Sifnos-Milo-Kimolos.
Sifnos era muy rica en la Antigüedad, gracias a sus minas de oro y plata. Prueba de ello, es el tesoro que los sifnios construyeron en Delfos en el siglo VI a. C.
Debido a la fisiología de la isla (ricas vetas de arcilla, tiempo soleado y suaves temperaturas) Sifnos ha sido tradicionalmente al capital de la cerámica del Egeo. Las antiguas alfarerías se encontraban en las regiones centrales como Artemón y Ano Petali para evitar los ataques piratas.
Plinio el Viejo dice que su nombre original fue Merope. Fue colonizada por los jonios de Atenas y recibió el nombre de Sifnos, el hijo de Sunios.
En tiempos de Polícrates de Samos era considerada la isla más rica de las islas del mar Egeo. Una décima parte de su riqueza la depositaban en Delfos. Sus edificios públicos eran decorados con mármol de Paros.
A finales del siglo VI a. C. fue invadida por exiliados de Samos, atraídos por su riqueza, y que obtuvieron un rescate de 100 talentos. En el 480 a. C. rechazaron pagar tributo a Jerjes I y enviaron un barco a Salamina. Después fueron miembros de la confederación de Delos y pagaban un tributo anual de 3600 dracmas.
Las minas se comenzaron a agotar y dejaron de enviar la décima parte a Delfos; supuestamente como castigo de los dioses una inundación del mar (un tsunami seguramente) destruyó las minas.
En tiempos de Estrabón eran tan pobres que ser como un pobre de Sifnos era una expresión proverbial. También actuar como un sifnio era sinónimo de actuar malvadamente.
Las copas de piedra y otra cerámica de la isla eran muy conocidas y famosas.
La capital de la isla era la ciudad del mismo nombre en la costa este, y había otras dos ciudades llamadas Apolonia y Minoa (según Esteban de Bizancio). La moderna ciudad de Sifnos tiene al lado las ruinas de la vieja, formadas por restos de la muralla y fragmentos de mármol.
El tesoro de los sifnios era el más suntuoso del santuario de Delfos. De estilo jónico y construido enteramente con mármol de Paros, tenía en su frente dos cariátides en lugar de columnas y estaba adornado con dos frontones y un largo friso esculpido con representaciones de episodios mitológicos.
Como se desprende de pasajes de Heródoto y de Pausanias, este tesoro lo erigieron los habitantes de Sifnos en el 525 a. C. (o quizá algunos años antes, como ha indicado la norteamericana Richter en su estudio de los kuroí) con los diezmos de las minas de oro de la isla.
Es el monumento mejor datado del periodo arcaico, lo mismo que sus esculturas.
Isla de Sifnos
Mapa de Sifnos
Sifnos, de isla a isla
Playas de Sifnos
Paisaje marítimo isla de Milos

Isla de Milo

La isla de Milo es una pequeña isla volcánica griega del mar Egeo, perteneciente al archipiélago de las Cícladas. En sus costas se muestran interesantes fenómenos geológicos y hay restos arqueológicos de las etapas minoica, helenística, romana y bizantina. Está menos afectada por el turismo de masas que otras islas vecinas y su nombre es muy conocido porque en ella se encontró la famosa Venus de Milo.

Como Santorini, es un antiguo volcán cuyo cráter, invadido por el mar, forma una profunda ensenada.

Aristóteles le dio el nombre de Cefiria, y algunos autores antiguos la situaban en el mar de Creta.

Es la más sudoccidental de las Cícladas a 120 km de la costa de Laconia. Está situada al sur del Ática, a unos 150 km al sudeste de Atenas y a 120 km de la costa del Peloponeso. De oeste a este tiene 23 km de largo y 12 de norte a sur. Tiene un superficie de 151 km². La mayor parte de la isla está cubierta de colinas.

La capital es Milo o Plaka, en la bahía de Milo al norte de la isla, y la otra ciudad principal es Polonia, en el extremo noreste, con las ruinas de Filakopi al oeste. El principal puerto de la isla es Adamas

Al noreste tiene las islas de Kimolos y Polyagios y al noroeste la de Antimilos, deshabitada. En la entrada de la bahía de Milo están las pequeñas islas de Akrathi, dos islotes. Al suroeste, al lado del cabo Psalidi, están los islotes Prasonisi.

Plinio el Viejo la describe como “insularum rotundissima” cosa que no es correcta. En la parte norte tiene una bahía muy honda que forma un puerto excelente.

La montaña más alta se llama San Elías con 751 metros.

Milo está formado por un estratovolcan; el San Elías, y pequeños conos volcánicos erosionados; y una caldera volcánica. Su última erupción que ocurrió en la isla fue a partir de un cono monogenético que se formó al SE de la isla, hacia el año 140 a. de C., a la que sufrió daños un puerto romano cerca de esa zona.

La principal actividad económica de la isla es la minería. En la isla hay una considerable cantidad de bentonita, perlita y puzolana. Además históricamente se han elaborado pigmentos en la isla debido a su riqueza mineral. recientemente se han incrementado los ingresos derivados del turismo.

Además, produce vino, naranjas y olivas.

A pesar de que la isla es menos frecuentada por los turistas que algunas de sus vecinas, Milo tiene varias atracciones para quien desee visitarla.

Debido a sus peculiaridades geológicas Milo cuenta con playas de muy diverso estilo, desde la pequeña cala de Tsigrado a la playa de roca blanca, sin rastro de arena de Sarakiniko, pasando por extensas playas arenosas como la de Firiplaka. Además, la parte occidental de la isla es poco transitable por lo que desde Adamas parten varios cruceros de un día o medio día mostrando la costa oeste de la isla y permitiendo a los turistas sumergirse en diversas grutas.

En la capital de la isla se puede visitar el museo arqueológico donde además de diversas piezas encontradas en la isla se puede contemplar una réplica de la venus encontrada en el siglo XIX.

Cerca de Milo también se puede visitar un anfiteatro y unas catacumbas.

En la Edad del Bronce (2800-1100 a. C.) fue centro de la cultura ciclàdica. La ciudad principal era Filakopi o Phylakopi, las ruinas de la cual están en la costa noreste, cerca de Polonia, encontrada por los arqueólogos ingleses Smith y Hogarth a finales del siglo XIX.

Esta ciudad fue destruida y reconstruida tres veces. La última vez fue destruida por los micénicos que la construyeron de nuevo.

Ha llevado diversos nombres antes de Cefiria fue llamada Memblis (según Arístides), Mimallis (según Calímaco), Sifis (Siphis), Acyton (según Heraclides) y Byblis (según Esteban de Bizancio); este último nombre le fue dado según parece por haber recibido una colonia de Biblos de Fenicia. Festo deriva su nombre de Milo del fundador de la colonia fenicia.

La ciudad fue abandona hacia 1100 a. C. y se fundó una de nuevo (llamada Milo) en la moderna ciudad de Klima, que fue una ciudad dórica establecida por los lacedemonios que la conservaron hasta la guerra del Peloponeso y se mezclaron con los antiguos pobladores.

En las guerras médicas luchó al lado de Atenas. En la guerra del Peloponeso fue aliada de Esparta y Atenas atacó la isla bajo el mando del estratego Nicias, sin éxito en 426 a. C.; Milo se declaró neutral (aunque figuraba en una lista del tributo del 425 a. C. a la confederación de Delos), pero Atenas la conquistó después del 416 a. C. en una campaña narrada por Tucídides y que quizá fue iniciativa de Alcibíades; la ciudad fue asediada durante dos años por un millar de atenienses y finalmente fue destruida y los hombres fueron muertos y las mujeres y los niños vendidos como esclavos. En el célebre diálogo de los melios (V, 85, ss), Tucídides expresa que, para Atenas, el poder pasaba ante la justicia y que los melios imploraron ayuda a los dioses en vano. Ni siquiera Esparta iba a mover un solo dedo en favor de la desgraciada isla. Con razón, la crítica histórica considera la expedición contra Milo como una encarnación brutal de la voluntad de poder ateniense. Alcibíades fue el autor de los decretos que imponían estos bárbaros castigos a los isleños, y él mismo se compró una mujer de la isla con la que tuvo un hijo). Alcibíades, o quien quiera que aconsejara la masacre de los melios, no prestó a Atenas ningún buen

servicio, sino que cubrió de ignominia a su ciudad y a las armas que en su día forjara Pericles para su defensa. Un grupo de 500 colonos atenienses se estableció en la isla.

El sátrapa Farnabazo II y Conón conquistaron Milo en 393 a. C. La guerra que siguió acabó con la paz entre griegos y persas firmada en 386 a. C. que estableció la hegemonía espartana y entregó las ciudades griegas de Asia a Persia. Farnabazo respetó la autonomía de las ciudades, cosa que no siempre harán sus sucesores. Lisandro devolvió la isla a los antiguos habitantes.

La isla permaneció independiente hasta que en tiempos de Alejandro Magno quedó bajo influencia de Macedonia. La ciudad principal fue Kastron en un cerro al lado del puerto; entre Kastron y el puerto se conservan las ruinas de la antigua ciudad.

Después de la muerte de Alejandro y el gobierno de Antípatro, pasó a Antígono I Monoftalmos, y después cayó en manos de los Ptolomeos en 311 a. C. La isla, un tiempo protectorado egipcio, permaneció de hecho independiente y produjo grandes obras de arte entre ellas la muy conocida Venus de Milo.

Pasó a los romanos en el siglo II a. C. y vivió una época de paz. En el siglo I se introdujo allí el cristianismo (había una población judía importante) y se construyeron catacumbas que aún existen al lado de la moderna villa de Tripiti.

Bajo el imperio bizantino fue atacada por piratas eslavos y árabes. La capital fue destruida por un terremoto y fue trasladada al área de Komia y Emborios.

Revueltas religiosas en los siglos VIII y IX fueron reprimidas por los bizantinos. En 1207 pasó a los Sanudo de Naxos y los duques de Naxos la conservaron formando una señoría del 1341 al 1383. La dinastía Sanudo dio paso a los Crispo en 1383cuando Francisco I Crispo tomó el poder en una revuelta armada y se casó con la heredera Fiorenza Sanudo.

Los Crispo, duques de Naxos y señores de Milo, la mantuvieron hasta que fue entregada a los otomanos en 1566. El judío José Nasi gobernó las islas de 1566 a 1579, y después pasó a dominio directo otomana con un acuerdo de gobierno autónomo local: la isla pagaba tasas, pero nunca fue ocupada por una guarnición.

En 1661 los venecianos derrotaron a los turcos en una batalla naval en aguas de la isla.

En 1675 el pirata local George Kapfis fue proclamado rey de la isla como jefe de los opositores al dominio otomano. En 1678 fue aprisionado por los turcos y fue colgado en Constantinopla.

En 1771 los rusos ocuparon la isla, pero volvió a poder otomano en 1774.

En 1821 participó en la revolución griega y la primera batalla naval de la guerra se libró en sus aguas el 11 de abril de 1821. En 1830 fue reconocida parte de Grecia.

Fue base aliada (franceses y británicos) durante la primera guerra mundial y en 1922 acogió miles de refugiados después de la derrota griega en Asia Menor.

Los alemanes la ocuparon en mayo de 1941 y construyeron fortificaciones. La resistencia pudo izar la bandera griega el 9 de mayo de 1945.

Después de la guerra muchos habitantes emigraron a Atenas o a Estados Unidos por la pobreza de la isla, pero recientemente el turismo le ha dado un empujón económico.

Ver También

10

Egina-Poros-Hydra

La isla de Egina es una de las islas de Grecia situada en medio del ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies